Teatro

«Teatro, lo tuyo es puro teatro, falsedad bien ensayada, estudiado simulacro…» cantaba La Lupe. Quienes me conocen, con la timidez que me caracteriza, no se cree que me pueda subir a un escenario y actuar.Y se sorprenden cuando me ven hacerlo.

El secreto es muy simple, cuando me subes a un escenario, me transformo, no soy yo, es otra persona, otro ser, quien está ahí sobre las tablas. Y la timidez se desvanece como un fantasma exorcisado con el «agua bendita» que mana de las tablas de un escenario.

Tres sombreros de copa y una boda

Los Invitados

El puente del Chivo

Los dos gemelos

Fuera de quicio

La venganza de la Petra